El miedo a las represalias y la vergüenza llevan a ocultar los errores médicos

Un estudio ha revelado que el 90 por ciento de los proveedores de servicios de atención médica no han informado de errores o percances debido a la preocupación por posibles responsabilidades y vergüenza.

La encuesta anónima entre doctores, enfermeras y otros profesionales médicos realizados en John Hopkins, en los sistemas sanitarios judíos de North Shore-Long Island en New York, la Universidad de Washington en St. Louis, y la Universidad de Miami ha revelado que los médicos, enfermeras y otros profesionales médicos no informan de errores o percances. Esta negativa surge del deseo de no causar problemas o por vergüenza.

El Dr. Kendra Harris, quien llevó a cabo es estudio, publicó un comunicado de prensa en el que afirmaba que "la presentación de informes no es un fin en si mismo. Ayuda a identificar peligros potenciales, y cada uno de los miembros del equipo de atención médica proporciona una perspectiva que puede hacer que los pacientes estén más seguros". La mayoría de los participantes reconocieron que tenían el deber de informar de errores médicos, pero que esta responsabilidad quedaba en un segundo plano, tras los intereses propios.

Los doctores no informan completamente a los pacientes

La misma vergüenza y miedo a posibles responsabilidades no sólo lleva a no informar de errores a sistemas de registros en línea, sino que también lleva a algunos médicos a decir "verdades a medias" a los pacientes o a ocultarles información. Una encuesta de Health Affairs descubrió que dos quintas partes de los participantes no comparten sus relaciones financieras con las compañías farmacéuticas y de aparatos médicos con sus pacientes. La mayoría de los participantes admitieron proporcionar una perspectiva más positiva a los diagnósticos de sus pacientes de lo que en realidad estaba garantizado, y el 10 por ciento admitió haber dicho algo que no era verdad a sus pacientes.

De nuevo, la causa parece ser el temor a posibles responsabilidades y a la vergüenza. El Dr. Otis Webb Brawley, jefe médico de la Sociedad Americana de Cáncer, destacó en un artículo publicado por la CNN que los médicos son personas, y las personas tienen una tendencia a cubrir los errores. Además, los médicos pueden no estar dispuestos a admitir una pérdida del control sobre el resultado de un paciente, lo que lleva al doctor a distorsionar u ocultar información.

Si cree que ha resultado dañado por una atención médica negligente, póngase en contacto con un abogado experimentado en negligencias médicas para discutir sus derechos legales y si existe una compensación potencial.