Daños en diferentes tipos de demandas

Los daños se conceden a una parte afectada que ha sufrido daños físicos, pérdida o deterioro como resultado de la intención o de la conducta negligente del acusado. El tipo de demanda que se lleve a cabo dependerá de la naturaleza del daño causado, y el tipo de indemnización que se conceda dependerá del tipo de acción legal que se haya emprendido.

Demanda por daños personales

Una parte que ha sufrido daños o lesiones puede emprender una demanda por daños personales cuando el acusado ha provocado daño en su cuerpo o emociones. Para una demanda por daños personales, el tipo principal de daños que la parte afectada puede argumentar son dolor físico, angustia mental, pérdida de tiempo o ganancias, disminución de la capacidad de obtener ingresos, gastos médicos razonables, y pérdida personal, que es la pérdida de compañía o de un miembro de la familia (por lo general, un cónyuge). Los estados difieren en los daños por sufrimiento emocional que se pueden argumentar si no existen lesiones físicas.

Para calcular la cantidad de daños que son recuperables, el jurado debe tener en cuenta el daño de la parte afectada o la incapacidad, el dolor y sufrimiento, la edad y la esperanza de vida, salud antes de la lesión, y la necesidad de futuro tratamiento.

Demanda por daños de la propiedad

En una querella por daños en la propiedad, los daños recuperables dependen de las condiciones en que se encontraba la propiedad antes de que tuviera lugar el daño. Si el acusado daña la propiedad, la cantidad recuperable es el coste razonable de reparación o reemplazo. Si la cantidad de la reparación o el reemplazo es mayor que el valor de la propiedad o si la reparación es imposible, la diferencia en el valor de mercado antes y después del daño pueden ser la medida de la recuperación. Los daños también pueden concederse por la pérdida de uso de la propiedad. Si el acusado destruye la propiedad, se concede a la parte afectada su valor antes de la responsabilidad menos el valor presente. Algunos estados también permiten recuperar las pérdidas de uso de una propiedad destruida por un período razonable entre el momento de destrucción y el momento de reemplazo.

Demanda de los supervivientes

Una demanda de los supervivientes normalmente es realizada por un representante personal de la parte afectada después de que la parte afectada resultara dañada por el acusado y muriera. La recuperación generalmente se limita a las pérdidas que han tenido lugar entre el momento de la muerte y por lo general incluyen el dolor emocional y el sufrimiento de la parte acusada, la pérdida de ganancias, y los gastos médicos. Algunos estados también incluyen en los daños los gastos del funeral. Los gastos punitivos pueden ser recuperables si el acusado está vivo.

Algunos estados no limitan los daños a la pérdida incurrida desde el momento de la lesión al momento de la muerte, pero permiten una pérdida prospectiva al estado resultante de la muerte, como por ejemplo la pérdida de futuras ganancias.

Demanda de los supervivientes por muerte injustificada

En la mayoría de las demandas por muerte injustificada, los daños se pueden obtener por las pérdidas a las que se han enfrentado los beneficiarios de la parte afectada tras su muerte, incluyendo pérdida de apoyo, herencia prospectiva, servicios, sociedad, y compañía. Existen muchos métodos que pueden usarse para calcular los daños:

  1. los ingresos netos probables de la parte afectada si hubiera vivido su vida completa;
  2. los ingresos netos probables de la parte afectada si hubiera vivido, menos lo que probablemente habría gastado en mantenimiento; o
  3. la cantidad que la parte afectada podría haber ganado y dejado como patrimonio si hubiera vivido

Los gastos para cubrir los gastos funerarios pueden ser recuperados por el estado o los supervivientes, y la mayoría de los estados permiten además gastos nominales incluso cuando no se muestra pérdida económica real.

Derechos de autor 2009 LexisNexis, una división de Reed Elsevier Inc.