Interferencias en una relación premarital

A pesar de que han existido causas de acción en el pasado por violación de una promesa de matrimonio, cuyas causas de demanda se basan en la ley contractual, nunca ha existido una causa de acción de responsabilidad por alienación de afectos con respecto a una persona prometida o por relaciones sexuales con una persona prometida.

Una persona prometida no tiene derecho a emprender una acción contra una tercera parte por alienación de afectos. No importa que la tercera parte sea un padre de la persona prometida o que la tercera parte esté compitiendo por el afecto de la persona prometida. Tampoco importa si la tercera persona tenga malos deseos hacia la persona comprometida.

La razón por la que una persona prometida no tiene derecho a emprender una acción legal contra una tercera parte por alienación de los afectos es que la alienación de afectos requiere que exista una relación marital. Si la persona comprometida no ha contraído matrimonio con la otra persona, él o ella no tiene derecho a emprender la acción legal.

Una persona comprometida tampoco tiene derecho a emprender acciones legales contra una tercera persona por una conversación criminal o por relaciones sexuales con la persona con la que está prometida. No importa que la tercera parte no supiera de la relación sexual hasta que después de haber contraído matrimonio o si la persona prometida no contrajo matrimonio con la otra persona como resultado del acto de relación sexual.

La razón por la que una persona prometida no tiene derecho a emprender acción legal alguna contra una tercera parte por conversación criminal es que la persona prometida no tiene derecho a daños por pérdida de su relación sexual exclusiva con otra persona o por los servicios de otra persona o apoyo hasta que contraiga matrimonio con la otra persona.

Derechos de autor 2009 LexisNexis, una división de Reed Elsevier Inc.